Joaquín Rodríguez Kierce

A blog about productivity, meaning and making things happen.

¿Disciplina fiscal y solidaridad?

El otro día ví este tuit

Image

y me acordé de algo.

7 de enero. Cuatro de la tarde en la laguna del Condado. Paseo en bici agradable y a lo lejos uno, dos policías en sus correspondientes motos; una, dos, tres, cuatro SUV; y una, dos tres cuatro, cinco…¡seis! personas trajeadas con su correspondiente pin en la solapa de la chaqueta. Qué raro. Entre el grupo camina una pareja. Él vestido de paisano y ella arreglada. Saludan a un menor que pedalea en el agua montado en uno de los cacharritos que se alquilan allí.

No puede ser. Pero si la cara de este señor ni me suena, me digo.

Sigo pedaleando y más adelante está uno de los policías.

– “¿Quién era ese legislador?”, pregunto con desparpajo.

– “No era un legislador”, dice mirando hacia otro lado, como queriendo no haberme oído.

– “Ah. ¿Y quién era?”, insiste el ciudadano preguntón pagador de impuestos que se siente asistido por el derecho a saber dónde y a quién van sus altos porcentajes de salario confiscado.

– “Un alcalde. No, no sé de dónde.”

Seguí pedaleando, haciendo cálculos en mi cabeza. Sí que sabía el policía

Acababa de ver cómo a las 4 de la tarde había un alcalde saludando a un niño y ambos necesitan (el segundo podría ser familia de otro personaje público, no sé), para pasar un rato en la laguna del Condado, la nada despreciable cantidad de recursos públicos de: dos policías, seis empleados públicos con walkie talkies, 4 SUV y dos motos, con los correspondientes gastos de combustible, mantenimiento, seguros, etc.

Vuelvo al tuit del senador: hace falta solidaridad y apoyo para que se gaste menos de lo que se está gastando.

Podría dejarlo aquí.

Pero no. Hay que sacar una conclusión más de todo esto, la no tan obvia.

La Real Academia de la Lengua Española nos recuerda:

Image

O sea que para que haya solidaridad tiene que haber adhesión a la causa de otros, no a la propia. Me pregunto quiénes son los otros en la expresión del Sr. Bhatia, porque con la que está cayendo y el ejemplo que está dando la clase política, pareciera que somos todos los demás los que nos tenemos que adherir a la causa de unos pocos que, a juzgar por sus gestos no es otra que la de mantenerse ahí a costa de que el resto hagamos los sacrificios y ellos poder seguir viviendo como si nada.

Así que vuelvo a preguntar: señores del Senado (y de la Cámara y de las alcaldías y de las asambleas municipales) ¿por qué no empiezan ustedes con la disciplina en sus casas, se adhieren de verdad a nuestra causa (que para eso les pagamos) y nos demuestran un poquito de solidaridad?

Advertisements

Single Post Navigation

Comments are closed.

%d bloggers like this: