Joaquín Rodríguez Kierce

A blog about productivity, meaning and making things happen.

Archive for the month “February, 2013”

“Cambio, por favor”. Columna en Yasta.pr

Mi última columna en Yasta.pr habla de los mensajes publicitarios y qué pasa cuando los analizas en detalle. Incluso a las 4 de la mañana.

Un extracto:

Esfuerzo y autogestión versus pasividad e imposición. ¿Y escogemos lo segundo?

Y el enlace:

http://yasta.pr/cambio-por-favor

 

Advertisements

Fluff

20130213-093549.jpg

This is such a good description of mediocrity by Richard Rumelt in his book ‘Good strategy, bad strategy’:

“Fluff is superficial restatement of the obvious combined with a generous sprinkling of buzzwords. Fluff masquerades as expertise, thought, and analysis… A hallmark of true expertise and insight is making a complex subject understandable. A hallmark of mediocrity and bad strategy is unnecessary complexity – a flurry of fluff masking an absence of substance.”

Is your view of the world limited by your everyday tasks, your job description, your company’s policies?

I bet it is. I think we’re all there. I think we all need to accept it in order to push and get outside that. I don’t think we recognize it enough.

Dirigir tu carrera

20130212-112125.jpg

Todo el mundo quiere éxito en su carrera. Cada uno lo define a su manera.

No todo el mundo actúa para conseguirlo.

¿Cómo tener éxito?

Para tener éxito la gente tiene que percibir valor en ti. Tienen que ver algo distintivo en ti.

Para ofrecer algo distinto tienes que saber en qué eres distinto.

Para saber en qué eres distinto tienes que conocer las alternativas que tiene el que elige, y para ello, tienes que saber qué quiere el que está eligiendo.

Una cosa que hagas muy muy bien va a tener más valor para quien escoge que 20 que hagas de manera normal.

Si tú no diriges activamente tu carrera profesional alguien lo va a hacer por ti.

Unión versus Intersección

Un error que cometemos mucho es pensar que con hacer “mi trabajo” ya cumplo.

Yo hago el mío, tú haces el tuyo, ella el suyo y así sucesivamente. Y de alguna manera que no nos importa, la unión de todos los trabajos completará de manera eficaz lo que hay que hacer, o sea, “el trabajo”.

De esta manera, todo el mundo hace su trabajo, pero nadie hace “el trabajo”.

Porque “el trabajo” se completa con la intersección, no con la unión: en los puntos de encuentro de mi trabajo con el tuyo, enfocándonos en lo que pasa entre lo que tú terminas de hacer y lo que yo empiezo, intersectando lo que ocurriría de manera natural en paralelo (por ejemplo en distintos departamentos).

Sí, eso que tan poco nos importa a veces porque es difícil.

Pienso que si queremos hacer algo que merezca la pena en nuestra vida profesional y que sea satisfactorio para nosotros, la oportunidad está ahí, en las intersecciones.

Hacer mi trabajo no necesariamente es hacer “el trabajo”.

El costo de la universidad no será tanto en el futuro

Mucha gente piensa que hay que empezar “¡¡ya!!” a ahorrar para la universidad de los hijos que nacen ahora. Yo digo que no y esta es una de las razones:

http://techcrunch.com/2013/02/07/curbing-the-cost-of-college-coursera-wins-approval-to-offer-online-courses-for-credit-for-under-200/

Nadie sabe cómo será la educación universitaria de aquí a 15 ó 20 años y está claro que la experiencia de ir a un campus, vivir allí, estar con los otros estudiantes, etc es parte de “ir a la universidad”. Pero no creo que cuando le toque a mi hija dentro de 18 años, la experiencia universitaria sea lo que es ahora, en cuanto al dolor de cabeza para los padres para poder pagarla ni al dolor de cabeza de los hijos para pagar los préstamos estudiantiles después.

Profesores como Enrique Dans, repetidamente dicen que la experiencia de los cursos online supera en muchos aspectos la de los presenciales; un argumento más para creer que los MOOC (Massive Open Online Course) van a seguir desarrollándose con éxito y habrá modelos de negocio viables en ese mundo, como ya empieza a demostrar Coursera.

Y si no has visto Coursera todavía, te lo recomiendo mucho. Yo estoy actualmente cogiendo el curso de Historia moderna, que para un ingeniero siempre es bueno complementar con cursos de lo que nunca nos ofrecieron en la universidad…presencial.

Rapidez de difusión de ideas

Uno de los mejores libros que hay para entender la revolución en la que vivimos se llama “The Cluetrain Manifesto”. Salió allá por el 1999.

Yo lo leí en 2005. El hecho de que aún haya personas en puestos de responsabilidad alta en las empresas que no conocen lo que es una “intranet social” ni el potencial para mejorar las comunicaciones internas, o que simplemente piensen que eso es una puerta para que la gente tenga una excusa para ir a facebook en el trabajo, aún con empresas como Yammer, Salesforce, Jive y Hall, dice mucho acerca de la rapidez de la difusión de las ideas. Aún en los tiempos en que vivimos.

Enlace para comprar mi libro directamente

Vamos a experimentar con Sellfy, una plataforma para los que publicamos nuestro propio contenido y lo vendemos.

El libro ya está en Amazon.com desde hace un tiempo (y en Amazon.es) pero he visto esta startup europea y me ha llamado la atención.

He activado la opción de “social sharing” algo así como que si compartes en tu red social el enlace al libro te sale al 50% de descuento (creo que funciona así, estoy experimentando aún).

Así que aquí el link para comprar el libro directamente por $3.99 (¡gracias!)

https://sellfy.com/p/Ij6S

Predictibilidad

La palabra del hombre es el material más duradero.” – Arthur Schopenhauer

Ser predecible puede jugar en tu contra. Repetir el mismo anuncio del año pasado en el Superbowl no dice mucho sobre tu capacidad de reinventarte. Contar el mismo chiste a la misma audiencia que ha pagado por verte tampoco.

Pero cuando se trata de servicio puede ser tu mejor característica.

Si la clave del éxito es hacer promesas y cumplirlas entonces tu mejor apuesta es convertirte en la empresa, el empleado, el servicio de agencia de viajes, el dealer  de autos… más predictible.

Porque la gente puede contar con tu palabra y saber que lo que va a recibir es lo que esperan (que es lo que tú mismo le dijiste).

De nuevo, servicio es igual a ausencia de fricción. La fricción se elimina con predictibilidad.

Pregunta a tus empleados ¿cómo podemos ser más predictibles?

Mejor aún, pregunta a tus clientes.

¿Éxito profesional?

¿Qué hace falta para tener éxito profesional en estos tiempos tan… revueltos / impredecibles / cambiantes / competitivos…?

Todos nos lo preguntamos en algún momento. Yo estoy viendo algunos indicios que me parecen dignos de mencionar, porque muchos van contra lo establecido en la era industrial que cada vez más vamos dejando atrás.

Aprender. No parar de aprender. Nunca hubo tanta información disponible al alcance de tanta gente de manera tan inmediata. ¿Vas a dar el paso o vas a ignorarla?

Conectar el día a día de lo que haces con una visión a largo plazo. Si la conexión se pierde en algún punto del camino merece la pena preguntarse porqué.

Servicio. Servicio no es (solamente) una cara amable, un “buenos días” o un “veré qué puedo hacer por usted”. Servicio en mi diccionario significa ausencia de fricción. Por eso la definición de buen servicio no se puede quedar en las hojas de un manual. Cambia de día a día, de persona a persona. ¿Qué vas a hacer para que la experiencia de esta persona esté libre de fricción?

Conectar. Claro, la mayoría de las veces el buen servicio no depende de mí solo. Ser capaz de conectar a la gente trabajando en islas separadas (y seguramente quejándose de “la mala comunicación que existe” entre las islas) es otro ingrediente del éxito. Para este hace falta ir un poco (o un mucho) más allá y no limitarme a “lo que se espera” de mi. Más difícil hacerlo que decirlo, porque lo que se espera de mi tampoco nadie se ha tomado el tiempo de escribirlo.

Todo el mundo es un cliente. Esta se deduce de (y completa) las dos anteriores.

No eres un título. Tu trabajo se juzgará por lo que hagas o dejes de hacer, no por lo que diga tu tarjeta de presentación. Meter, en pleno siglo XXI, todo el alcance del trabajo de alguien en un título tiene, en mi opinión, menos sentido cada día. Identificarse con un título es el ego hablando, no tú.

Estar cómodo con el equilibrio metaestable. La estabilidad profesional es una ilusión. Como dicen por ahí “if you embrace the pain it cannot hurt you”.

Prajna. En un mundo en el que todos tenemos acceso a un altavoz para expresar opinión, en el que los intereses de unos pocos tienen acceso a moldear nuestros puntos de vista tantas veces al día y decirnos que las cosas son como ellos dicen, es una ventaja ver las cosas como son y no como otros quieren que las veamos.

Juego. Si ves tu profesión como trabajo es más fácil que la deshumanices, que tengas miedo de “fracasar” y por eso evites dar pasos en falso. Si la ves como un juego (bien entendido) es más fácil que veas tus movimientos como lo hace un jugador de ajedrez o el quarterback de un equipo de football. Por bien entendido me refiero a la manera en que ven su trabajo estos dos últimos: como algo mayor que ellos, algo a cuyo servició están, para el engrandecimiento del primero.

Mentalidad de abundancia. Y no de escasez. En la economía de la conexión en la que vivimos (conexión entendida como la capacidad de llegar a otros en una manera humana y conectar de la misma manera), la mentalidad de escasez (no hay suficientes puestos de trabajo para lo que yo quiero, mi jefe no me da presupuesto, etc.) no ayuda.

Ocuparse profundamente. En inglés es más fácil decirlo: care deeply. Ser generoso. Vaciarse uno antes de llenarse. Compartir lo que uno sabe.

Cambiar la definición de fracaso. En una época en la que es más fácil que nunca echar a andar proyectos, conectar con otros y hacer lo que a uno le gusta, el fracaso no es tanto aquello que intenté y no funcionó sino aquello que no me atreví a intentar.

(más fácil que nunca no quiere decir fácil en si mismo).

Post Navigation