Joaquín Rodríguez Kierce

A blog about productivity, meaning and making things happen.

Archive for the month “March, 2010”

Dejar de quejarse…

Muchas personas están interesadas en saber “qué exactamnte hace un coach”.
Creo que esto es lo que voy a decir a partir de ahora:
“Ayudar a la gente a dejar de quejarse.”

La queja surge cuando hay una diferencia entre la realidad percibida y la deseada, y no es otra cosa que una manifestación barata de la frustración. Está ligada a la ansiedad, y solamente quien quiera dejar de quejarse puede conseguirlo.

Enter Coaching.

El Coaching es un proceso:
– Voluntario
– Gradual
– Que te ayuda a tomar mayor conciencia de tus sentimientos y actos
– Y que por tanto requiere que te hagas responsable de ellos (sentimientos y actos)
– Totalmente orientado a resultados
– Que te ayuda a evaluar tus valores, el balance ideal en tu vida, tu estado actual respecto a lo que en realidad deseas y diseñar los planes de acción para llegar a donde quieres (por eso es lo de orientado a resultados…)

Todo el proceso va encaminado a que:
Realidad percibida = Realidad aceptada = Realidad deseada.

Y claro, al llegar a esto, es mucho másfácil dejar de quejarse.

Derechos y sentimientos

Derecho al trabajo, derecho a una vivienda, derecho a la educación.

Hay otro derecho del que rara vez hablamos:

Derecho a sentirnos así.

Mucha gente que busca ayuda de un Coach lo hace para cambiar algo en su vida. El cambio nunca puede ocurrir de manera duradera si no está alineado con los valores de la persona, aquellas cosas que ella necesita tener en su vida.

La manera en que nos sentimos es un indicador muy fiable de cuáles son esos valores. Gran parte del trabajo de un Coach es VALIDAR, que no es otra cosa (nada fácil) que dejarle sentir a la persona que tiene todo el derecho del mundo a sentirse de esa manera y facilitar el ponerle nombre a ese sentimiento.

Aceptar la manera que nos sentimos respecto a cualquier cosa no implica conformarnos con la situación. Pero es el paso previo necesario para cambiar o mejorar “esto” (cualquier cosa). De lo contrario le abrimos el camino a la culpa. Y esa es enemiga del cambio.

Reconocer que tenemos derecho a sentirnos así es un buen regalo que nos podemos hacer hoy.

El CEO y el CYA

Andaba visitando a la nostalgia (mi otro blog: http://gudlaif.blogspot.com ) y me encontré esta entrada.

Era el año 2008 cuando la escribí, pero todavía es igual de válida hoy.

Ah, está en inglés, por aquello de que antes escribía en inglés. El punto de lo que quería decir es que la actitud CYA tiene igual o más poder que el CEO.

Un día de estos averiguo cómo importar todo ese blog a este…

[“Pero entonces se habrá acabado el Caos Joaquín!! No puedo dejar que eso pase!!”, dice un monstruito en la cabeza].

Mediocrity is Powerful

http://gudlaif.blogspot.com/2008/11/mediocrity-is-poweful.html

CYA. Cover your Ass.
The tactics, to name a few:
– Copy everyone and their dog in an e-mail ¨to make sure everyone is informed¨.
– Repeating ¨we have to¨ and ¨we need to¨ instead of ¨we are going to get this done by this specific date¨.
– Nodding your head like an hypnotized cow in meetings when you don´t know what the hell is being said instead of asking for clarification (many times the person talking doesn´t know what she´s saying either).
– Avoiding to commit to a date for something you know is important ¨because you depend on others¨.

No matter how big the plans or how bold the strategy of a Company, the CYA guy is as powerful as the CEO, cause he is the guy that PREVENTS things from getting done.

The problem: Mediocrity is contagious. And grows exponentially.
Just like y= x³, you get an ever bigger (exponential) increase of mediocrity (y) for a steady increase in the number of people acting that way (x).

The paradox: We all know this. However, at some point, we´ve all seen ourselves there. Sometimes for a day, sometimes for a week, sometimes for the rest of our ¨careers¨.

We humans are weird beings: we want to do stuff but more often than we´d care to admit end up on the other side of the spectrum when we try. Specially if there are others involved.

Life is too short. No offense, but we can do much much better. We´d get so much more done if we focused on 10 or 20 things.

So I´m in the middle of something to try to contribute. Watch this space.

Oh, and what´s true in business is also true in life.

En tu cabeza hay un triángulo

Hay muchos triángulos y yo tengo una teoría (no muy científica, pero cuanto más hablo con gente -y conmigo mismo- más la compruebo).

En tu cabeza hay un triángulo. Tiene tres vértices:

MIEDO

FRUSTRACIÓN

CORAJE

El miedo tiene muchos hijos (al fracaso, al qué dirán, al próximo paso, al miedo en sí mismo…).

La frustración es el resultado de querer moverte hacia algo y sentir el miedo paralizándote.

El coraje completa el triángulo cuando las dos anteriores se repiten lo suficiente. Es el resultado de no saber cómo acabar con el triángulo.

Cuando las tres se conectan de manera seguida y rápida, se acaba formando una espiral que nos atrapa y que sinergiza los tres lados del triángulo.

Probablemente la teoría esté incompleta o mal explicada pero no deja de maravillarme la frecuencia e intensidad con la que salen estas cosas en las conversaciones de todos los días.

Creo que el ser humano en este siglo XXI está despertando a esta realidad y está buscando cada vez más dentro de sí.

El triángulo va a seguir ahí siempre, pero hay una oportunidad muy bonita de ayudar a la gente a ser consciente de su triángulo y no dejar que gobierne su vida.

[tweetmeme source=”jrkierce”]

¿Te has reído de ti mism@ hoy?

No sé, parece algo importante: ser capaz de reconocer que dices tonterías de vez en cuando, y que no pasa nada, somos humanos.

Hecho a gran escala, contribuiría muy mucho a relajar las tensiones en las empresas, a ser todos más humanos, y (oh, sorpresa) más eficientes. Porque no es hasta que reconoces la posibilidad del “fracaso” que te atreves a hacer cosas en las que crees de verdad.

Y si no resultan, si son una tontería, si se rién de tí….ríete tú con ellos. Mejor aún, ríete tú primero.

Total, la vida es demasiado corta como para estar todo el día pendiente al ridículo.

Respuesta a ¿Por qué no te mueves?…y qué hacer al respecto

Te bloqueas, te frustras, no te mueves. Y no sabes por qué.
“Debería, quisiera, más me vale, qué van a pensar de mi si no…pero no sé como.”
Es el miedo.
¿Miedo a qué?
Miedo a moverte “a donde no era” o “a donde no se supone”.
Y parece increible: algo que no es físico, que no existe en el mundo real, es capaz de inmovilizar a todo un ser humano (extraordinario, único) como tú. Sí, como tú que lees.

La mayoría de las veces, lo que nos impide movernos es un sentimiento de culpabilidad.
En Coaching hay una creencia básica: nadie se mueve hacia algo si se siente culpable. Lo que hace el coach es poner ese sentimiento de culpa encima de la mesa.
Y entonces la magia ocurre: la culpa se empieza a callar en cuanto admites que está ahí.
Eso libera una cantidad de energía que antes no podía salir.

Lo difícil es entender de dónde viene ese sentimiento de culpa, y ese es el viaje en el que se embarca alguien que empieza un proceso de coaching. Algo que le trae un conocimiento de sí mismo que nunca antes había experimentado.

Post Navigation